martes, 25 de agosto de 2015

Un Sanctus a ritmo africano

Viendo el otro día la película If... de Lindsay Anderson, que, rodada en el glorioso 1968, ganó la palma de oro del festival de Cannes del año siguiente, me sorprendió lo mal que ha envejecido esta película, a diferencia, por ejemplo, de La Naranja Mecánica de Kubrick,  que parece más moderna ahora que cuando se filmó.

 If... (Si... condicional en la lengua del Imperio) narra la rebelión armada de un grupo de adolescentes contra la dirección y el profesorado de un internado británico masculino que acaba en un enfrentamiento violento, protagonizada por un jovencísimo Malcolm McDowell que todavía no había rodado La naranja...  de Stanley Kubrick pero que ya apuntaba maneras.  

Me llamó la atención  especialmente la banda sonora de la película. A Mick Travis, el protagonista, le encanta escuchar una y otra vez en su tocadiscos el Sanctus de una misa congoleña en latín, interpretada por Les troubadours du roi Baudouin, la Missa Luba, que rescato para vosotros por su curiosa y explosiva mezcla de lengua madre y de ritmos africanos. Fue un éxito al final de los años sesenta.


La letra, muy sencilla por otra parte, es una parte de la misa cantada como Dios manda, o sea, en latín:

Sanctus, sanctus, sanctus,
Dominus Deus Sabaoth! (bis)
Pleni sunt caeli et terra gloria tua!
Hosanna in Excelsis.
Benedictus qui venit in nomine Domini.
 Hosanna in Excelsis.

Hay en el texto dos palabras no latinas: Sabaoth y Hosanna que son hebrea la primera y aramea, la lengua que hablaba Jesús, la segunda. La primera significa "ejército o ejércitos". El título veterotestamentario de Jehová es, efectivamente, "Señor de los Ejércitos" en la Biblia. La Jerarquía cristiana ha modificado este texto, suprimiendo la palabra hebrea, y suavizando el carácter militarista del viejo patriarca del Sinaí y de Israel diciendo en su lugar "Dios del universo", lo que, como puede comprobarse poco tiene que ver con el texto original. La otra palabra, la aramea,  "hosanna" significa "sálvanos" en la lengua que hablaba Jesús.

Mejor fortuna han corrido entre las palabras no latinas que conserva la liturgia cristiana "Aleluya" (que significa alabad (o gloria) a Dios) y "amén" (que quiere decir así sea), que se mantienen en la liturgia. 

El Sanctus, según se entona hoy en la misa en español, es así:
Santo, santo, santo
es el Señor, Dios del universo (bis).
Llenos están el cielo y la tierra de tu Gloria.
Hosanna en el cielo. 
Bendito el que viene en el nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

 Una traducción más respetuosa con el original latino sería la siguiente: "Santo, santo, santo es el Señor, Dios de los Ejércitos. Llenos están los cielos y la tierra de tu gloria. Sálvanos en las alturas. Bendito el que viene en el nombre del Señor. Sálvanos en las alturas".




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada