miércoles, 4 de noviembre de 2015

La soledad de la Cariátide



Estuve buscando en el British Museum, símbolo de la rapiña del Imperio Británico y de todos los imperios que en el mundo han sido,  a la muchacha de larga y gruesa trenza portadora de una cesta en la cabeza, la canéfora de Caria, símbolo según cuenta Vitrubio en su tratado De architectura de la esclavitud a la que se vieron sometidas las mujeres de dicha ciudad.

Los museos, so pretexto de albergar y conservar obras de arte como esta,  lo que hacen es desterrarlas de su lugar de origen y arrinconarlas en una sala cualquiera,  privándolas de su función y de su vuelo,  con el afán del coleccionista que caza mariposas, las clasifica como "lepidópteros"  y las atraviesa con un alfiler.

Al fin la encontré, tras mucha y larga búsqueda. Nadie había sabido darme razón de ella. No estaba con los frisos del Partenón, ni con las muestras de escultura griegas y romanas, sino en un rincón de la sala dedicada a la arquitectura, detrás del templo de las Nereidas, donde pasaba desapercibida casi para todo el mundo, que ni siquiera se paraba a hacerse una foto con ella. 

 Cariátide del Museo Británico

Estaba sola, y, no hace falta decirlo, triste, muy triste por su soledad y abandono. Ella, que durante siglos había soportado con orgullo el desafío del tiempo y la intemperie con sus cinco hermanas, las cariátides que sostenían el peso del templo de Erecteo, en lo alto de la mismísima acrópolis de Atenas, como castigo por la traición que su ciudad hizo a la causa griega, había sido trasladada en 1816, pronto hará doscientos años, al Museo Británico con los otros mármoles de lord Elgin, a fin de librarla, decían, de la corrosión que sufrirían sus hermanas. 

El nombre de Cariátide, en efecto, es el gentilicio femenino de la ciudad de Caria, en el Peloponeso, ciudad que hizo defección de Grecia  y apoyó la invasión persa durante las guerras médicas, cuyas mujeres fueron reducidas a la esclavitud y condenadas a soportar la pesada carga de la falta de libertad. Así lo cuenta Vitrubio:

Carya ciuitas Peloponnensis cum Persis hostibus contra Graeciam consensit. postea Graeci per uictoriam gloriose bello liberati communi consilio Caryatibus bellum indixerunt. itaque oppido capto uiris interfectis ciuitate deflagrata matronas eorum in seruitutem abduxerunt, nec sunt passi stolas neque ornatus matronales deponere, uti non una triumpho ducerentur sed aeterno seruitutis exemplo graui contumelia pressae poenas pendere uiderentur pro ciuitate. ideo qui tunc architecti fuerunt aedificiis publicis designauerunt earum imagines oneri ferundo conlocatas, ut etiam posteris nota poena peccati Caryatium memoriae traderetur.  
Vitrubio De Architectura, Libro I capítulo I, 5


Caria, ciudad del Peloponeso, conspiró contra Grecia pasándose al bando de los persas, enemigos de los griegos. Posteriormente los griegos, al librarse heroicamente de la guerra merced a su victoria, declararon de común acuerdo la guerra a los carios. Así pues, una vez tomada la plaza,  pasados a cuchillo los varones y arrasada la ciudad, redujeron a la esclavitud a sus matronas, y no permitieron que se desprendieran de sus estolas ni de sus distintivos matronales, de modo que no fueran llevados juntamente con la ceremonia triunfal sino que se viera que, agobiadas por tan grave ultraje,  pagaban su culpa por la ciudad con el ejemplo imperecedero de su esclavitud.  Por ello los arquitectos que hubo entonces diseñaron en los edificios públicos unas estatuas de ellas, colocadas de forma que soportaran su peso, con el fin de transmitir a la memoria de los venideros el castigo impuesto por el delito de los carios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario