miércoles, 13 de julio de 2016

El arquitecto del Pont du Gard

Hace mucho tiempo de esto, allá en la Provenza, el río Gardón, impetuoso y traicionero como sólo él suele serlo,  no podía vadearse porque no había puente alguno que resistiera sus embestidas y lo atravesara. Construir uno era una empresa tan ardua que, cada vez que los lugareños plantaban unos cimientos, venía de pronto una gardonada como allí le decían a la riada, y se lo llevaba por delante sin misericordia.

-Ya es la tercera vez que lo intento, maldita sea, y nada. ¡Parece cosa del diablo! .- Rugió el ingeniero.
Nada más conjurar el nombre del maligno, se apareció como por arte de magia allí Satanás mismo con un ligero  hedor a azufre en el rabo.
 
-Si tú quieres, yo te construyo en un abrir y cerrar de ojos un puente que ni Dios ni el río Gardón, fíjate en lo que digo,  podrán derribarlo nunca mientras el mundo sea mundo.


-Bien quisiera. Pero ¿cuánto me costaría?

-Poca cosa, sólo quiero que me ofrendes al primer transeunte que lo cruce de tu casa, dijo el diablo, con la condición de que no se trate -añadió- de ningún vejestorio como tú, sino de una  tierna criaturita –y le brillaban rijosa y maliciosamente las pupilas.

-¡Trato hecho! –Se apresuró a decir el ingeniero, codicioso de la fama inmortal que alcanzaría su nombre propio si lograba levantar un puente sobre el río, sin pensar en lo que estaba prometiendo a cambio al diablo Belcebú, pues si ni él ni su mujer podían ser las víctimas que reclamaba el diablo, tendrían que serlo alguno de sus hijos...

-El puente estará acabado mañana mismo antes de que cante el gallo. Pero no olvides tu promesa.

Y el diablo comenzó a arrancar rocas y construyó a una velocidad increíble un puente monumental,  todo un prodigio de ingeniería en el que no empleó argamasa, llegando a levantar rocas de seis toneladas que unió con grapas de hierro;  ejemplo eximio de aprovechamiento del terreno, un puente así no se había visto nunca por aquellos lares, bien incrustado en el seno del río, con una triple arcada: en el nivel inferior se abrían seis arcos, en el intermedio once y en el superior nada más y nada menos que treinta y cinco, sobre los que discurría el acueducto.























El arquitecto, apesadumbrado por el sacrificio que había prometido, fue a hablar con su mujer y le contó el trato que había pactado con el diablo. Estaba acongojado, pues ya imaginaba que la primera víctima que cruzara el puente, no podría ser él, porque ya no era joven sino bien entrado en años.  No le hubiera importado ser él el chivo expiatorio del puente del diablo, con tal de que las gentes recordaran en el futuro su nombre propio, pero los años no pasaban en balde y él no era ya la tierna criatura que quería a cambio Satanás,  sólo él sabe para qué, pero seguro que para nada bueno.

Se lo contó con las lágrimas en los ojos a su mujer. Y ésta, mucho más astuta que su marido como suelen ser las mujeres de los hombres por lo general, le enseñó una liebre todavía viva que había cazado el perro, y le sugirió que fuera el hijo mayor o su hermana, fingienndo que iban a ser la ofrenda, que llevaran la liebre metida en el saco y,  llegado el momento de atravesar el puente, que soltaran la liebre…A los dos les pareció muy buena la idea. Y así se hizo.


El hijo del ingeniero, que era doncel y muy buen mozo, metió la liebre en un saco, fue al puente e hizo ademán de cruzarlo. Cuando estaba a punto de sonar el ángelus, el diablo vio al mozalbete y ya se relamía imaginando la presa que iba a cobrarse, aunque hubiera preferido que se tratara de su hermana... Más de una vez, sin embargo,  había visto al muchacho bañarse en el río, y más de una vez había codiciado sus blancas y rotundas nalgas.

Hay que mencionar también, dicho sea de paso, que, aunque lo que le interesa al diablo era propiamente el alma inmortal del joven, que se llevaría consigo al infierno para toda la eternidad, no hacía ascos, sin embargo,  al hecho de sodomizar al vástago del ingeniero. Al fin y a la postre, consideró, él, el diablo también era un ser de carne y hueso.  Y no era mala perspectiva la de obtener el fruto prohibido de un placer efímero que perduraría en su recuerdo  toda la eternidad; ya tendría todo el tiempo del mundo para disfrutar del alma inmortal del muchacho atormentádola día y noche en las calderas del infierno. La práctica de la sodomía, como puede verse, no es algo que repugne a los diablos ni a lo que hagan ascos y que juzguen contrario a su naturaleza, sino todo lo contrario.

El hijo pues del ingeniero abrió el saco y soltó la liebre. Y el diablo atrapó entre sus garras aquella juventud que corría asustadiza y veloz hacia él. Cuando se supo burlado, pues no era lo que él esperaba, ni doncella ni doncel, sino un vulgar conejo la tierna criatura de casa del ingeniero el transeunte que cruzaba  a todo correr, atrapó la liebre, la lanzó y la estampó contra el puente que acababa de levantar, donde todavía puede apreciarse, según dicen, si se fija uno bien,  su imagen en la roca.

Algunos hay, sin embargo, que afirman que lo que quedó petrificado y todavía puede verse en el puente, si uno se fija mejor, no es una inocente liebre, sino la propia verga arrecha del diablo que se quedó literalmente de piedra ante aquel chasco.

Esta historia puede creerse o no, pero hay que reconocer que nadie conoce el nombre propio del arquitecto ni del ingeniero de esta obra maestra, digna del mismísimo demonio, por lo que siempre se consideró que fueron los romanos los que la levantaron.  El puente ha resistido a lo largo de los siglos las embestidas, que no han sido pocas, del tiempo y las crecidas tumultuosas del Gardón.


Pont du Gard

No hay comentarios:

Publicar un comentario