viernes, 5 de agosto de 2016

Guerra a la guerra (Tibulo)

Calino de Éfeso ya sugería en sus tiempos, que no dejan de ser estos nuestros (por aquello de don Antonio Machado de que "hoy es siempre todavía"), que en paz creéis estar, pero la guerra gobierna toda la tierra, es decir, que aquello que llamamos "paz", pax Americana, es la moderna versión de la pax Romana, es decir, una paz armada y, por lo tanto, una hipóstasis de la guerra. Uno no puede declararse pacifista y quedarse tan tranquilo porque eso significa apoyar lo que los gobiernos y Estados llaman "paz", es decir, una guerra maquillada, enmascarada y disfrazada, como lobo con piel de cordero, que a veces denominan defensa de los derechos humanos y de la democracia, lucha contnra el terrorismo, misión humanitaria...   Ya lo dice la canción del maestro zamorano: porque guerra, la paz... porque llaman amor a la ley, / y ley a la fuerza, /  y verdad a la mentira..

Quis fuit, horrendos primus qui protulit enses?
Quam ferus et uere ferreus ille fuit!
¿Quién el primero fue en empuñar espadas horribles?
¡Cuán brutal y en verdad hombre de hierro fue aquel!

Tum caedes hominum generi, tum proelia nata,
tum breuior dirae mortis aperta uia est.
Vino entonces el crimen al género humano y la guerra,
más rauda entonces se abrió vía de muerte feroz.

Detalle de la columna de Trajano, Roma

An nihil ille miser meruit, nos ad mala nostra
uertimus, in saeuas quod dedit ille feras?
¿Culpa no tuvo ninguna el pobre y nosotros a nuestra
costa trocamos lo que él contra alimañas nos dio?

Diuitis hoc uitium est auri, nec bella fuerunt,
faginus adstabat cum scyphus ante dapes.
Ni esta codicia del oro valioso había ni guerras
cuando solía tazón de haya en las mesas estar.

Non arces, non uallus erat, somnumque petebat
securus sparsas dux gregis inter oues.
Ni ciudadelas había ni muros, y el sueño lograba
el rabadán en paz, diseminada su grey.


Tunc mihi uita foret, uolgi nec tristia nossem
arma nec audissem corde micante tubam;
Que yo viviera entonces y al pueblo no viera con tristes
armas ni oyera el clarín y el corazón palpitar.

Nunc ad bella trahor, et iam quis forsitan hostis
haesura in nostro tela gerit latere.
Hoy a la guerra me arrastran, y acaso ya un enemigo
lleva la flecha que me ha de atravesar el costal.

Sed patrii seruate Lares: aluistis et idem,
cursarem vestros cum tener ante pedes.
Pero guardadme, Lares paternos: también me cuidasteis
cuando a vuestros pies correteaba chaval.


Neu pudeat prisco uos esse e stipite factos:
sic ueteris sedes incoluistis aui.
No os sepa mal estar en tosca madera tallados:
que presidisteis hogar de los abuelos así.

Tum melius tenuere fidem, cum paupere cultu
stabat in exigua ligneus aede deus.
Ellos mejor os honraron, cuando con rústico culto
en hornacina vulgar talla se alzaba de un dios.

Hic placatus erat, seu quis libauerat uua,
seu dederat sanctae spicea serta comae,
Se le aplacaba a aquél, si libaba alguien con vino
o a su sagrada testuz daba espigado festón.


Atque aliquis uoti compos liba ipse ferebat
postque comes purum filia parua fauum.
Y uno en persona llevaba, cumplido el deseo, pasteles
y pura miel, con él, su hija pequeña detrás.

At nobis aerata, Lares, depellite tela,
(...) hostiaque e plena rustica porcus hara.
Pero alejad de nosotros los dardos, Lares, de bronce,
(...) y un cerdo, ofrenda rural, de un rebosante cubil.

Hanc pura cum ueste sequar myrtoque canistra
uincta geram, myrto uinctus et ipse caput.
Voy a seguirla con puro vestido y llevar entrelazados
cestos de mirto, y también frente ceñida de tal.


Sic placeam uobis: alius sit fortis in armis
sternat et aduersos Marte fauente duces,
Yo os guste así: que valiente soldado sea en las armas
otro y con Marte a favor venza a caudillo rival,

ut mihi potanti possit sua dicere facta
miles et in mensa pingere castra mero.
para que mientras bebo narrarme pueda sus gestas
él y con vino pintar sobre la mesa el cuartel.

Quis furor est atram bellis accersere mortem!
Inminet et tacito clam uenit illa pede.
¡Qué desvarío atraer con guerras la muerte funesta!
Cerca está ella y sin ver viene con tácito pie. 

 
Non seges est infra, non uinea culta, sed audax
Cerberus et Stygiae nauita turpis aquae;
No hay mies ni viñas abajo: sino el can Cérbero fiero
y el barquero feroz de la laguna infernal.

Illic percussisque genis ustoque capillo
errat ad obscuros pallida turba lacus.
Con las mejillas ajadas allí y chamuscado el cabello
vaga la pálida grey hacia la charca espectral.

Quam potius laudandus hic est, quem prole parata
occupat in parua pigra senecta casa.
Cuánto más elogiable aquel al que junto a su prole
gana en humilde hogar la perezosa vejez.

Ipse suas sectatur oues, at filius agnos,
et calidam fesso conparat uxor aquam.
Él va tras sus ovejas, y tras los corderos el hijo
y agua al cansado le da tibia la esposa a sus pies.


Sic ego sim, liceatque caput candescere canis,
temporis et prisci facta referre senem.
Sea yo así y platear mis sienes pueda de canas
y hechos, viejo, de un tiempo pasado narrar.

Interea pax arua colat. pax candida primum
duxit araturos sub iuga curua boues,
Paz entre tanto cultive los campos; la paz lo primero
puso, radiante, bajo un yugo a los bueyes a arar.

Pax aluit uites et sucos condidit uuae,
funderet ut nato testa paterna merum,
Paz nutrió las viñas y el zumo crió de las uvas,
para a su hijo el porrón darle paterno a beber.


Pace bidens uomerque nitent—at tristia duri
militis in tenebris occupat arma situs—
Brillan en paz azada y arado -pero las tristes
armas de atroz militar baña en tinieblas orín.

Rusticus e lucoque uehit, male sobrius ipse,
uxorem plaustro progeniemque domum.
Y el campesino del bosque, apenas sereno a su esposa
e hijos se pone a llevar sobre su carro al hogar.

Sed Veneris tum bella calent, scissosque capillos
femina perfractas conqueriturque fores.
Mas ya se avivan las lides de Venus, y el pelo jalado
y el derribado dintel hace a la chica llorar.

Flet teneras subtusa genas, sed uictor et ipse
flet sibi dementes tam ualuisse manus.
Llora ajando sus frescas mejillas, pero él victorioso
llora que hicieran también tanto sus manos furor.


At lasciuus Amor rixae mala uerba ministrat,
inter et iratum lentus utrumque sedet.
Pero el Amor, gandul, inspira a la riña palabras
duras y sienta en mitad él de enfadados los dos.

A, lapis est ferrumque, suam quicumque puellam
uerberat: e caelo deripit ille deos.
Ah, es una roca y un trozo de hierro quien a su chica
pega: del cielo aquel hace a los dioses caer.

Sit satis e membris tenuem rescindere uestem,
sit satis ornatus dissoluisse comae,
Sea bastante rasgar de su cuerpo el ligero vestido,
baste con despeinar moño del pelo sin más.

Sit lacrimas mouisse satis: quater ille beatus,
quo tenera irato flere puella potest.
Baste haber provocado el llanto: cien veces dichoso,
al que enfadado llorar puede la tierna mujer.

Sed manibus qui saeuus erit, scutumque sudemque
is gerat et miti sit procul a Venere.
Pero el que sea cruel con sus manos, escudo y la lanza
porte y de dulce amor póngase lejos aquél.


At nobis, Pax alma, ueni spicamque teneto,
perfluat et pomis candidus ante sinus.
Pero a nosotros ven, madre Paz, y sujeta la espiga,
y tu radiante faldón frutos nos dé a rebosar.

(Tibulo, I, 10)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada