domingo, 22 de abril de 2018

Nuevo "Gaudeamus"

Agustín García Calvo compuso su versión particular del "Gaudeamus igitur" en latín en una de las numerosas reclusiones que padeció en las celdas de la Dirección General de Seguridad, los célebres calabozos de la Puerta del Sol,  por apoyar el pronunciamiento estudiantil madrileño desde su estallido en febrero de 1965, adelantándose al mayo del 68 francéshasta su reintegración al orden en 1969, lo que motivó su expulsión de la cátedra y su posterior exilio a París en plena dictadura franquista.

Escribió en Actualidades (Editorial Lucina, 1980), donde lo publicó, que "repetirse a sí mismo interminablemente ritmos y tonadas era uno de los modos más placenteros que podía tomar el Tiempo", y así compuso este antihimno, cuyo lenguaje es similar al de la versión tradicional estudiantil, que es el latín medieval de los clerici uagantes, siguiendo su esquema rítmico y métrico. 

La letra arranca de una leve modificación de la primera estrofa, que en la versión original viene a decir que debemos alegrarnos mientras seamos jóvenes porque después de los gozos placenteros de la juventud y de los molestos achaques de la vejez nos tendrá la tierra, es decir, la huesa, o sea, la fosa del cementerio. 


Gaudeamus igitur,
iuvenes dum sumus;
post iucundam iuventutem,
post molestam senectutem,
nos habebit humus.


La última palabra de la estrofa,  humus, no tiene nada que ver con el humo (que se dice fumus en latín), ya que significa tierra, suelo, terruño,  de donde nos vienen a nosotros las palabras cultas y con hache intercalada inhumar y exhumar,  que valen por enterrar y desenterrar respectivamente, y también la tra(n)shumacia,  que viene a ser el pastoreo itinerante, pero también el adjetivo humilis -e, origen de nuestro humilde, procede de ese árbol genealógico con el significado original de "a ras de tierra", y también tiene relación con esta palabra, qué le vamos a hacer,  el género humano característico del animal rationale, toda una lección de humildad etimológica.



La versión de García Calvo de esta primera estrofa sólo modifica los adjetivos que se aplican a la juventud ("rebellem" en vez de "iucundam") y a la vejez, ("pacatam" en lugar de "molestam"), y hace  una parodia de las demás estrofas, con unas cuantas proclamaciones "críticas y ardorosas" de lo que representó aquel movimiento estudiantil, sustituyendo por ejemplo todos los "¡viva!" que aparecen en el himno tradicional por "¡muera!", para que queden como recuerdo vivo.

Ofrezco de su versión una traducción al castellano un tanto libre, si no libérrima, que permite sin embargo que pueda cantarse según se hace comúnmente. La letra es por cierto,  muy apropiada, como se verá si se lee,  para entonar a contracorriente en todas las graduaciones y ceremonias de aperturas y cierres de cursos académicos y escolares. Ojalá que alguien se anime a cantar la versión de García Calvo si no es en latín, en este nuevo latín que es el español oficial contemporáneo, valga para lo que valga, si algo vale, que eso nunca se sabe.

I. Gaudeamus igitur,
iuvenes dum sumus.
Post rebellem iuventutem,
post pacatam senectutem,
nos habebit humus.

1. Disfrutemos jóvenes
hoy de nuestra suerte.
Tras la juventud guerrera
y resignada vejera,
nos tendrá la muerte.

II. Vbi sunt qui ante nos
in mundo fuerunt?
Ossa sub terra crepant,
miseri nos increpant,
quod numquam vixerunt.

2. ¿Dónde están los que anteayer
en el mundo fueron?
Bajo la tierra sus huesos
se revuelven cual posesos
porque no vivieron.

III. Nos autem iam nolumus
obsequi isti legi,
neque argentum pro labore,
nec laborem pro amore,
neque regere nec regi.

3. Pero no queremos ya
esa penitencia, 
 ni dinero por labores,
ni trabajo por amores,
  mando ni obediencia.



IV. Si nescimus forsitan
quae fieri velimus,
at ea quae nos premunt,
at ea quae falsa sunt,
ea satis scimus.

4. Si no sabemos quizá
qué es lo que queremos,

 lo que no queremos que haya,
lo que es falso y de esa laya
sí que lo sabemos.

V. Cui prodest ista iam
negotiorum rota,
tot consortia fabricarum,
tot commercia catenarum?
Ipsamet sibi tota.

5. ¿Para qué nos sirve ya
 que gire la rueda
del progreso y sus promesas,
del comercio y sus empresas,
sin parar que pueda?

VI. Cui prosunt, quaesumus,
saecla gubernantum,
et imperia militaria
et officia statutaria?
Ipsamet sibi tantum.

6. Preguntamos el porqué
de tantos gobiernos,
los imperios y su gloria,
y los siglos de la historia.
¡Que ardan en los infiernos!


Vivat Academia, Hans Crepaz (1938-...)

VII. Pereat ergo Dominus
nummorum et fascium,
et rex qui mortificat
et lex quae iustificat,
et qui colunt mendacium.

7. Muera, por tanto, el Señor
  Capital y Estado,
muera el rey que mortifica,
y la ley que justifica
y nos ha engañado.

VIII. Pereat Accademia,

pereant professores,
et cathedrae quaelibet
et decani quilibet
simul ac rectores.

8. Muera la Universidad
y los profesores,
los exámenes, abajo,
los diplomas, al carajo,
rector y doctores.

IX. Sed et scholae pereant
ingeniariorum,
pereat technica fatalis,
pereat scientia venalis,
opium populorum.

9. No haya escuela nunca más
ni reloj que cuente,
muera la tecnología,
y la ciencia que la guía,
opio de la gente.

X. Vivat liber amor et
fratrum et sororum,
vivat et inmunitas,
libertas, communitas
omnium conservorum.

10. Viva libre el libre amor
de hermanas y hermanos.
Viva la comunidad,
y la amable libertad
en libertas manos.

XI. Vivat ars dialectica,
mors religionis;
nam quae ratio construit,
ratio ipsa destruit.
Vivat ius negationis!

11. Viva la dialéctica
 negación tozuda;
lo que la razón construye,
  ella misma lo destruye
al sembrar la duda.

XII. Vivat vita hominum,
si quid erit tale;
sin minus, vel pereat
et ad umbras transeat
animal rationale.

12. Viva la vida si la hay
y se da tal cosa;
pero si no, que perezca,
y el ser racional fallezca
en sombría fosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario