sábado, 17 de octubre de 2015

Olympea, fragancia femenina

El nuevo perfume para ella de Paco Rabanne se llama Olympéa, con y griega, y el anuncio es un calco descarado de Invictus, la fragancia para el macho victorioso que sacó esta misma casa hace un par de años. Se han limitado a sustituir ahora al jugador de rugby australiano de entonces por una  bellísima modelo brasileña de veintiún años que evoca a una musa inspiradora o a la mismísima Cleopatra, faraona del alto y del bajo Egipto.


Lleno de reminiscencias clásicas,  desde el propio nombre de la colonia, que recuerda al monte Olimpo, la ciudad de Olimpia donde se celebraban los juegos olímpicos cada cuatro años y a la mismísima madre de Alejandro Magno encarnada en la cinta de Oliver Stone en la gran pantalla por Angelina Jolie, hasta el capitel jónico derribado por el suelo con sus dos volutas que nos sugieren las líneas curvas de los voluptuosos pechos de la modelo ligeramente vestida con una túnica corta de un color blanco que evoca el mármol de Paros o el de Carrara y que deja ver las largas, delgadas y bellas piernas de  la nueva diosa de Paco Rabanne; líneas curvas que reproduce el frasco ligeramente coloreado de rosa -¿por qué será?- que contiene el perfume, envase flanqueado por dos colosos o titanes barbudos, uno a cada lado que exhiben su torso desnudo de marcados abdominales, todo ello en un ambiente de nubes de algodón que contrastan con el fondo oscuro de la noche. 

versión occidental

Lo más curioso es que la casa, que no renuncia a ampliar su mercado a todo el universo mundo, ha sacado una versión del mismo anuncio para Oriente Medio, donde la diosa de Paco Rabanne no lleva minifalda, sino maxifalda y no muestra ningún genereoso escote hasta el ombligo. Esta es la versión que se comercializará en el mundo árabe, en la que tampoco aparecen al final los dos titanes desnudos en un vestuario masculino cubriendo sus genitales ante la presencia inesperada de la diosa:

versión para Oriente medio

1 comentario: