viernes, 23 de octubre de 2015

Animales políticos

Que el hombre  -incluida la mujer- es un animal político ya nos lo dejó escrito Aristóteles según su célebre definición: ho ánthropos phýsei politikón zóon. Recurramos a la fuente del maestro:

 



Todos somos animales políticos -politiká zoá, en griego clásico y moderno a la vez, porque es básicamente la misma lengua-, viene a decirnos ahora Arcás, que no va a contradecir al filósofo, pero nos advierte el humorista de que unos son políticos profesionales -el lobo- y otros, la inmensa mayoría democrática de la gente, corderos.






Y dado que todos los políticos profesionales mienten, porque su función es sostener la realidad, que es esencialmente falsa, sigue diciendo Arcás, llamarle a alguien político se ha convertido en un insulto.






No hay comentarios:

Publicar un comentario