jueves, 2 de julio de 2015

Un par de versos de Virgilio

Si hay algún verso de la Eneida de Virgilio mil veces citado y comentado es el 268 del libro VI, que describe el descenso a los infiernos del héroe Eneas y de la sibila de Cumas que lo acompaña. Dice así en el original: Ibant obscuri sola sub nocte per umbram. Es un hexámetro dactílico donde, paradójicamente, todos los pies del verso son espondeos, salvo el quinto, que es el único dáctilo, por lo que consta de trece sílabas. Marcha, pues, el verso raudo y veloz, como sin duda iban el troyano y la sibila al entrar a la boca del infierno.



Hay una figura literaria importante, que es la hipálage o atribución a un sustantivo de un adjetivo propio de otro sustantivo. Así el adjetivo "obscuri" debería concertar lógicamente con "nocte" y decir "obscura sub nocte" (bajo la noche oscura) y "sola", que el poeta refiere a "nocte", con el sujeto de esta frase, que se sobreentiende que es Eneas y la Sibila, y ser "soli": "ibant soli" (iban solitarios). 

Lo esperado sería "Ibant soli obscura sub nocte per umbram", es decir, iban solos bajo la noche oscura a través de la sombra. Sin embargo Virgilio nos sorprende con la inesperada transferencia de los adjetivos que enriquece el significado del verso iban oscuros bajo la noche solitaria a través de la sombra.

Son Eneas y la sibila de Cumas los que entran solos y ensombrecidos, bajo una noche oscura y solitaria entre tinieblas, al túnel del Orco,  al huerco de los infiernos.


El verso, tan virtuoso como es, suele citarse aislado, sin su continuación, que es: "perque domos Ditis uacuas et inania regna": y la vacía mansión de Plutón y su reino desierto, donde se da a entender que esos infiernos en los que se adentran están vacíos, deshabitados, descarnados, diríamos. Son el reino de Dite, es decir, de Plutón, alias, el Rico: la riqueza de este dios (Hades, según los griegos, el invisible)  consiste paradójicamente en no poseer nada: sólo una morada vacía y un reino desierto. 

Siguen apareciendo figuras estilísticas en el verso virgiliano, que son los efectos especiales de la película que es el texto: los plurales poéticos "domos" y "regna", con sus respectivos adjetivos casi sinónimos "uacuas" y "deserta", que insisten en el mismo concepto. Y el oxímoron o contradicción de que la mansión del rico Plutón esté vacía -subrayada la idea por el hipérbaton del adjetivo "uacuas" pospuesto al sustantivo "domos"): su riqueza es la nada misma, su reino el de las sombras.

 La barca de Dante o Dante y Virgilio en los infiernos, de E. Delacroix (1822) 

Así traduce Aurelio Espinosa Pólit los dos hexámetros virgilianos en tres endecasílabos castellanos: "Oscuros en la noche solitaria / cruzaban entre sombras la vacía / mansión de Dite, sus desiertos reinos".  

Otro intento de traducción, en dos hexámetros castellanos,  podría ser: "Iban oscuros en sola la noche a través de la sombra / y la vacía mansión de Plutón y su reino desierto". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada